Inteligencia Artificial para Predecir el Futuro

17/08/2021 50

Combinar el poder cerebral de millones de personas con las tecnologías exponenciales para predecir eventos de forma proactiva antes de que ocurran ¿Ciencia ficción o realidad?

Recientemente se publicaba en The Drive que El Pentágono está experimentando con el uso de las tecnologías exponenciales para predecir eventos de forma proactiva antes de que ocurran. El Comando Norte de los Estados Unidos ha estado realizando pruebas en un sistema que combina y analiza por medio de la Inteligencia Artificial datos masivos provenientes de la computación en la nube, dispositivos y sensores. El proceso se basa principalmente en la observación, recopilación y análisis de datos en tiempo real y se determinan escenarios de lo que puede acontecer.

Este sistema que se denomina Global Information Dominance Experiments (GIDE) puede predecir eventos inminentes y generar medidas proactivas en cuestión de segundos. Sin embargo, aunque el sistema puede detectar eventos potenciales, debe ser el humano el que tome las decisiones importantes determinando las acciones a implementar en cada caso.

Esta aplicación real ilustra claramente dos conceptos fundamentales que hemos introducido antes en el blog, la convergencia acelerada y el centauro. Recordemos que, según la convergencia acelerada, a medida que la tecnología continúe creciendo de forma exponencial, las interacciones entre los diferentes subgrupos de la tecnología crearán oportunidades sumamente interesantes.

El Pentágono está experimentando con el uso de las tecnologías exponenciales para predecir eventos de forma proactiva antes de que ocurran.

En este caso se está aprovechando el potencial combinatorio del Internet de las cosas, la computación en la nube y la Inteligencia Artificial con todas sus derivadas. El segundo caso nos habla del futuro híbrido del centauro donde los humanos continúen haciendo lo que hacen mejor —crear, imaginar, decidir cual de nuestros muchos objetivos y proyectos priorizar en un mundo de recursos limitados—, mientras que la Inteligencia Artificial nos asistirá en nuestra toma de decisiones, por ejemplo, calculando las consecuencias más probables de intervenciones proyectadas específicas en ecosistemas delicados o sistemas sociopolíticos y económicos complejos. Al comprender mejor las posibles consecuencias y el abanico de opciones, podemos tomar decisiones más informadas y más efectivas.

El tema de los centauros y la capacidad de predecir eventos nos lleva al concepto tecnológico de la telepatía informática. Mark Zuckerberg planteó hace varios años que en breve será posible capturar un pensamiento y compartirlo con el mundo. El CEO de Facebook lleva varios años desarrollando programas relacionados con la telepatía informática.

El ejército de los Estados Unidos, por su parte, ha estado trabajando intensamente en programas dedicados a mejorar la habilidad de la intuición o «sexto sentido» de sus tropas. Los científicos del ejército explicaban que las investigaciones en los patrones de reconocimiento y toma de decisiones sugerían que existe dicho sexto sentido a través del cual los seres humanos pueden detectar y actuar sobre patrones únicos sin haberlos analizado antes intencionalmente y de forma consciente.

Los expertos coinciden en que la interfaz cerebro – máquina elevará esta habilidad y muchas otras a un nivel muy superior. Por ejemplo, seis científicos de la Universidad Estatal de Washington consiguieron en el 2019 interconectar tres cerebros para jugar al Tetris con la mente. El sistema se llama BrainNet y funciona como una interfaz de colaboración directa entre cerebros.

Mark Zuckerberg planteó hace varios años que en breve será posible capturar un pensamiento y compartirlo con el mundo.

Los investigadores publicaron su trabajo en la revista Scientific Reports de Nature y se espera que en el futuro sea de gran utilidad para la resolución de problemas complejos. Sobre BrainNet, Shelly Fan publicó un artículo en 2018 en Singularity Hub titulado «How BrainNet enabled 3 people to directly transmit thoughts».

En dicho artículo, la autora explicaba que en ocasiones no somos eficientes a la hora de encontrar las palabras correctas para transmitir de manera clara y eficiente nuestros pensamientos a otra consciencia. Por ello, una alternativa sería si pudiéramos transmitir directamente nuestros pensamientos a través de un espacio digital similar a Internet a otra mente. Esta comunicación cerebro a cerebro no estaría sujeta a las limitaciones de la traducción del idioma. Un verdadero medio universal de comunicación para la humanidad.

La tecnología actual es suficiente para desarrollar dispositivos para la transmisión rudimentaria de información de cerebro a cerebro en humanos. El sistema no puede transmitir palabras y pensamientos de una persona a otra. Este será un desafío que tendremos que resolver en los próximos años. Otro tema es que los sistemas actuales funcionan con dos o tres personas. Un segundo desafío es pasar de la telepatía informática entre pocas personas a multitudes, permitiendo que muchas personas interactúen en una red.

A medida que las neurotecnologías no invasivas aumentan en resolución tanto en tiempo como en espacio, los sistemas de telepatía informática se volverán más sofisticados. Un estudio que utilizó electrodos implantados en cuatro ratones mostró que podían aprender a transmitir información en un extraño juego de «teléfono» de ondas cerebrales, convirtiendo esencialmente los cerebros en una red artificial biológica que clasifica, almacena y transfiere datos.

A medida que las neurotecnologías no invasivas aumentan en resolución tanto en tiempo como en espacio, los sistemas de telepatía informática se volverán más sofisticados.

En otro caso, un grupo de monos aprendió a controlar en colaboración un brazo protésico y el modo de atrapar una pelota en movimiento, con un mejor rendimiento que cualquier miembro del equipo. El objetivo final de estos experimentos es combinar el poder cerebral de millones de personas a través de Internet para resolver un problema común.

En los próximos años veremos cada vez más proyectos combinando el poder cerebral de millones de personas con sistemas expertos como el desarrollado por el Comando Norte de los Estados Unidos denominado Global Information Dominance Experiments (GIDE).