Inteligencia Artificial y el Futuro de la Industria Aseguradora

10/02/2021 58

No hay duda de que las nuevas tecnologías y plataformas digitales están cambiando la industria del seguro, modificando la cadena de valor desde la suscripción y atención al cliente hasta las reclamaciones. La combinación de diferentes tecnologías (automatización, Inteligencia Artificial, internet de las cosas, big data y blockchain) están permitiendo el desarrollo de soluciones innovadoras que crean valor para los clientes y las empresas aseguradoras.

En un artículo de McKinsey & Company, Ramnath Balasubramanian y sus colegas describían algunos escenarios futuros de comportamientos de clientes y soluciones inteligentes en la relación con productos y servicios de seguro. Por ejemplo, asistentes virtuales en el vehículo que proponen rutas alternativas con menores riesgos de accidentes, así como ajustes calculados de primas de riesgos. También pólizas de seguros de vida que se ajustan en función a cómo una persona vive, y con pequeños incrementos o bajadas periódicas, con alertas de cargos en tu cuenta bancaria. Todo ello con base en los comportamientos de riesgo. Un futuro fascinante, y quizás también inquietante. Un proceso de transformación que será evolutivo y que irá pasando de un modelo basado en “detectar, analizar y reparar” a un modelo de “predicción y prevención”.

Un futuro fascinante, y quizás también inquietante. Un proceso de transformación que será evolutivo y que irá pasando de un modelo basado en “detectar, analizar y reparar” a un modelo de “predicción y prevención”.

Un futuro no muy lejano, si lo vemos desde la perspectiva de las tecnologías que ya están disponibles. Por ejemplo, Sherpa.ai, empresa líder en servicios de Inteligencia Artificial, ya aplica muchas de sus funcionalidades al sector seguros.

La combinación de diferentes tecnologías como la automatización, la IA o el Big Data están permitiendo el desarrollo de soluciones innovadoras.

Por ejemplo, asistentes digitales para que la compañía pueda anticiparse a las necesidades de los clientes y con base a sus comportamientos ofrecer productos cross-selling como viajes de ocio o cursos de formación. También, la aplicación de la Inteligencia Artificial para predecir impagos, o chatbots para resolver dudas y mejorar la experiencia de cliente.

A continuación, me gustaría presentar y describir brevemente algunas de los emprendimientos que he tenido la oportunidad de estudiar y analizar como parte del nuevo Insurtech Community Hub y su academia, en la que tengo la fortuna de participar. Estos ejemplos están revolucionando el sector seguro en el tiempo actual y nos permiten comprender cómo la inteligencia artificial irá progresivamente rediseñando los modelos de negocio del seguro. Estas empresas son: Tractable, Aerobotics, Lapetus y Friss.

Tractable: es una iniciativa que ha ganado recientemente el premio a mejor startup de UK. Tractable utiliza Inteligencia Artificial para accidentes y recuperación. Actualmente se enfoca principalmente en accidentes de vehículos, pero existe la posibilidad de que crezca para cubrir también desastres naturales. La IA de Tractable fue entrenada con muchos millones de imágenes reales de accidentes y operaciones de reparación, y es capaz de comprender los daños a los automóviles como lo haría un tasador humano. Tractable permite acelerar las reclamaciones y eliminar errores que se puedan traducir en mayores costes.

Aerobotics: es una empresa de tecnología agrícola con sede en Ciudad del Cabo que combina imágenes aéreas obtenidas de satélites y drones con sus algoritmos de machine learning para brindar servicios de detección temprana de problemas a los agricultores, ayudándolos a monitorear sus cultivos, recibir alertas tempranas de riesgos potenciales y optimizar los rendimientos. La oferta de datos a las empresas de seguros se presenta como una de las aplicaciones con mayor potencial fuera de la industria agrícola.

Lapetus: es una empresa americana de Inteligencia Artificial que se enfoca en el rostro de las personas (reconocimiento facial) como biomarcador del envejecimiento. Lapetus está desarrollando soluciones analíticas para seguros de vida, esperanza de vida y gestión de patrimonio que utilizan el rostro como biomarcador del envejecimiento. Lapetus debe su nombre al dios griego de la mortalidad.

Friss: es una startup de Inteligencia Artificial que proporciona una estimación precisa del fraude y los riesgos con la ayuda de reglas expertas, perfiles, modelos predictivos, minería de texto y análisis de enlaces, junto con toda la información disponible en más de 100 fuentes de datos externas. Con base en esta estimación, se otorga una puntuación de riesgo (score). Cuanto mayor sea la puntuación, mayor será el riesgo potencial de fraude.

El fraude en la industria aseguradora es un problema grave. El pago de siniestros fraudulentos tiene un efecto negativo en el índice de siniestralidad y en las primas de seguros, lo que se traduce en una desventaja para todos.

Además, investigar los «falsos positivos» requiere una gran cantidad de tiempo y costes innecesarios. El aporte de la inteligencia artificial en la reducción del fraude es una generación directa de valor para todos los stakeholders.

Como reflexión final, es importante destacar que las empresas aseguradoras deben desarrollar un plan estratégico y de transformación progresivo, a largo plazo, que afecte sus modelos de negocio y sus modelos organizacionales, y que les permita competir en esta nueva era de Inteligencia Artificial.

Algunas empresas del sector ya han comenzado a adoptar nuevos enfoques innovadores tales como desarrollar ecosistemas de innovación, adquirir empresas insurtech, y/o crear alianzas con instituciones académicas, consultoras de prestigio o centros de investigación. El desarrollo de capacidades digitales internas será clave para el éxito.