La Empatía Tecnológica: Inteligencia Artificial para Mejorar el Blockchain

09/09/2020 31

El eje transversal

Este complejo verano del 2020 nos está permitiendo salir de nuestra zona de confort y acelerar nuestro desarrollo personal y profesional en múltiples aspectos. Nuestra resiliencia, entusiasmo, autoconocimiento, la relación con nuestro entorno, nuestra capacidad de teletrabajo, de educar y educarnos, de desconectar y reconectar con nuestro espacio sin la posibilidad en muchos casos de cambiar de escenario y explorar otros países, regiones, naturaleza. En este complejo verano del 2020, aunque estemos lejos del mundo del desarrollo informático, vamos a reflexionar sobre la transversalidad de la IA y blockchain y sus fines sociales e industriales.

Para la industria, IA y Blockchain se constituyen en un eje transversal, a partir de su masiva incursión en todos los procesos y en múltiples áreas del conocimiento de una empresa, con toda su cadena de valor; en la actualidad no es posible imaginar la medicina, la industria, la economía, e inclusive el arte sin la presencia de las Tecnologías de la Información y Comunicación, «estas herramientas desempeñan un papel sustantivo en la generación, intercambio, difusión, gestión y acceso al conocimiento» (1). En este eje transversal de IA y Blockchain, que sabemos que convergen o que se integran, exactamente ¿qué aporta una a la otra?

Blockchain puede ayudar a la IA escalando la agregación de datos, permitiendo múltiples conjuntos de datos y mejorando la calidad de los datos, gracias al registro y trazabilidad de su origen, administrando el intercambio de recursos informáticos. En resumen, creando una economía de datos más transparente y confiable.

Y la Inteligencia Artificial, ¿qué aporta al desarrollo de Blockchain? Seguidamente vamos a explorar cómo la Inteligencia Artificial permitiría incrementar la eficiencia de los procesos de blockchain mucho más allá de lo que cualquier persona u ordenador convencional sería capaz. Y además enlazamos el concepto con otra tendencia importante en el desarrollo informático y electrónico de última generación, en la que un cierto grado de procesamiento de datos se lleva a cabo en el dispositivo, no en el centro de datos en la nube. Un dispositivo que será una evolución de lo que ahora mismo llamamos un teléfono inteligente.

Así en este futuro muy cercano, la Inteligencia Artificial ofrecería la oportunidad acelerar la solución que ahora precisa el desarrollo de las redes descentralizadas, proporcionar una gobernanza descentralizada, una mejora en la escalabilidad o neutralidad en la ejecución del consenso, y evitar desarrollos híbridos descentralizados con piezas centralizadas de software de difícil mantenimiento y que pueden añadir complejidad en una futura interoperabilidad de redes. Además, puede ofrecer algún elemento importante en el desarrollo de la identidad digital desde el ámbito de acceso a red, pero también en el de definición de los atributos que se deban custodiar en estos dispositivos de nueva generación más inteligentes y personalizados.

Ejercitando el pensamiento sistémico, la IA podría ser la clave para resolver las cuestiones pendientes en el uso a gran escala de blockchain o las tecnologías descentralizadas, en cuestiones de resiliencia, gobernanza y neutralidad y sobre todo de escalabilidad. El desarrollo de la IA nos puede dotar de una aceleración para salvar algunas barreras actuales del desarrollo de blockchain manteniendo los beneficios de la descentralización, de una red que escala y en la que grandes grupos de actores participan, llegar a una automatización más eficiente e inteligente. Programando puentes entre aplicaciones en una cadena de bloques se podría llegar a conseguir que diferentes algoritmos de IA se comunicaran entre ellos.

El desarrollo de las ciudades inteligentes

Pero ¿y el para qué de desarrollo empático entre IA y Blockchain? Un escenario de aplicación y que está en constante evolución que ha precisado y precisa mucha inversión, y que va mostrando resultados paso a paso, es el de las ciudades inteligentes. En este escenario los gobiernos pueden abordar blockchain lidiando con cuestiones tales como comprender cómo las tecnologías disruptivas impactan al gobierno, los ciudadanos y las empresas privadas, y si las tecnologías emergentes representan una amenaza o una oportunidad para el crecimiento económico.

Los principales problemas que enfrenta la implementación del blockchain y otras tecnologías emergentes incluyen más concretamente la necesidad de incentivar el intercambio de datos, la gobernanza, la financiación y la capacitación. E igualmente a nivel tecnológico también se debe abordar, la ampliación de los sistemas, y la garantía de la seguridad y la privacidad de los datos manteniendo ese complejo equilibro entre regulación e innovación para no arriesgarse a sofocar esta última.

Para avanzar velozmente en esta compleja situación precisamos dotar de importancia a todos los ángulos y temáticas y abordar unas con las otras, separadamente y no secuencialmente. Precisamos conocer cómo se puede avanzar en cada aspecto en red, de forma paralela y con la inteligencia múltiple de respectar lo que cada uno aporta desde su ámbito utilizando este eje transversal de tecnología y entre ellas y entre todos sobre todo precisamos empatía.

La empatía tecnológica y generacional

Podemos hablar de empatía tecnológica desde el punto de vista de la resolución de la complejidad del desarrollo de las ciudades inteligentes en la que todos los actores precisan desarrollar su trabajo siendo conscientes de que en paralelo, y precisando fijar intersección, se necesitan abordar el desarrollo tecnológico y el del gobierno de la gestión de servicios y siempre personalizando desde el punto de vista del ciudadano, que es el actor principal de la vida en estas ciudades inteligentes, que precisan de años de planificación, inversión, desarrollo y adecuación.

Desde nuestra reflexión, si partimos de la base de esta empatía en el desarrollo de IA hacia el desarrollo de Blockchain, y nos planteamos la convergencia con los dispositivos que evolucionan constantemente, y que conectamos a la red, podemos llegar a traducir esta empatía tecnológica a esta capacidad de los especialistas en la tecnología, los arquitectos de sistemas, los desarrolladores expertos en IA y los desarrolladores expertos en Blockchain y en la electrónica en demostrar identificación hacia el otro desarrollo transversal de tecnología. Y plantear los puentes entre generaciones y la evolución exponencial de profesiones alrededor de la tecnología.

El desarrollo de IA o de Blockchain ya no es posible con solo ingenieros o ingenieras de software, electrónica o telecomunicaciones, precisamos lingüistas, matemáticos, abogados, diseñadores, buenos comunicadores…. La clave es la diversidad de los equipos y su cohesión para poder afrontar la complejidad del diseño de nuestras ciudades y en general de nuestra industria. Y en esta diversidad precisamos desarrollar la empatía tecnológica generacional.

En el 2008, Gerri Sinclair y Bruno Cerboni clasificaron cinco generaciones respecto la evolución del acceso a las tecnologías.  Pasamos de los nacidos entre los años 1925-1945 generación de la aparición del cine, a los nacidos entre 1946-1964 con la aparición de la televisión, a la generación de los años 1965-1979 con una televisión en cada hogar, y el desarrollo del videojuego y la aparición de los primeros ordenadores en casa, sumando a los nacidos entre 1980-2000 para los que el uso del ordenador es imprescindible, así como la adopción del concepto de informática, la interconectividad de la red e internet.

Esta es una generación en la que es natural vivir en dos mundos paralelos el físico, tangible, y el mundo digital, virtual, y con una conexión entre ellos que se hace no-perceptible. Finalmente llegamos a la generación nacida después del 2000, la llamada Avatares Digitales, que en gran parte viven conectados a la red y mantienen una gran cantidad de relaciones y comunicaciones virtuales, y que cada vez más recurren con normalidad a una representación virtual para acceder al ciberespacio. Esta generación y todos los que vivimos en este complejo 2020, precisamos un desarrollo innovador de nuestra identidad digital, el gran caso de uso de blockchain, un paso transcendental para una nueva forma de vivir, mejor en calidad de servicios y de tiempo en común, en una ciudad inteligente.

(1) “El concepto de tecnologías de la información. Benchmarking sobre las definiciones de las TIC en la sociedad del conocimiento”, como nos decía Juan Cristóbal Cobo Romaní, 2009