¿La era de los datos?

03/06/2020 55

Durante los últimos meses, he escuchado muchas veces, que esta crisis se parece mucho a la de 1918. Quizás los efectos del virus son parecidos, pero ahora contamos con mucho más conocimiento médico y tecnológico, estamos en lo que hemos venido a llamar la era de los datos.

Si vemos la perspectiva nacional no puedo sentirme más orgullosa de la solidaridad en todos y cada uno de los sitios de España, las capacidades de muchas personas puestas de manera solidaria y desinteresada, a resolver. Adicionalmente la rapidez con la que muchas empresas grandes y pequeñas como Telefónica, Ferrovial, Sngular, IBM, Santander, Forcemanager, Carto, Medesaltaren, Google, Sherpa.ai… entre muchas otras que conjuntamente, con cada una de las comunidades autónomas han puesto sus plantillas de profesionales y sus recursos tecnológicos para el desarrollo de apps que contribuyen actualmente o podrán contribuir a una mejora de la situación.

Si dejamos a un lado la aplicación de seguimiento liderada por Google y Apple,  y hacemos un análisis de las aplicaciones hasta ahora,  podemos ver que se podrían clasificar en dos grandes grupos: basadas en reglas enfocadas al diagnóstico y las apoyadas en datos clave para poder predecir mediante distintas variables, la probabilidad de padecer la enfermedad o de terminar en la UCI.

CoronaMadrid, Stopcovid19Cat y AsistenciaCovid-19 son algunos de los ejemplos del primer tipo que se han ido aplicando en las distintas comunidades autónomas, y que lo que pretenden en diagnosticar si un posible individuo tiene los síntomas y por tanto debería ir a un hospital. Estas aplicaciones han ayudado de una manera sencilla,  a disminuir rápidamente la saturación telefónica en la que la avalancha de llamadas hacía imposible atenderlas todas, y esto a su vez suponía una mayor saturación de las urgencias, cuando en muchos casos no era necesario.

En esa misma línea, pero algo más avanzado aprovechando las capacidades de los asistentes virtuales, surge Salud responde. El asistente responde a cuestiones relacionadas con los síntomas, cuarentena o recomendaciones en caso de contagio o sospecha de contagio de la enfermedad. Este asistente empezó a funcionar a finales de Marzo, está disponible 24 horas y ha mantenido cerca de 15.000 conversaciones en sus primeros días de lanzamiento. La tecnología, un vez más,  ha permitido de una manera sencilla dar un mejor servicio al ciudadano en esta situación tan compleja.

Una línea nueva de aplicaciones son aquellas que están intentando aprovechar las capacidades de la Inteligencia Artificial en lo que a predicción se refiere. Una de ellas es un desarrollo para móviles, coughvid que usará Inteligencia Artificial y mediante la grabación de distintas toses, será capaz de saber si una persona padece coronavirus o no. Esto no sustituirá una prueba médica, pero si promete una precisión de un 70% que puede ayudar a un diagnóstico precoz. Actualmente las dificultades parecen estar en la falta de muestra de datos.

Entre estas plataformas se encuentra también la desarrollada por Sherpa.ai junto con el Gobierno Vasco, que quiere ir un paso más allá, desarrollando una plataforma que reconozca patrones y tendencias del virus, detectando tendencias de infección y futuros focos. Adicionalmente también es capaz de predecir las necesidades futuras de las UCIs y es capaz de hacerlo con 7 días de antelación y de esta manera permitir alinear los recursos de manera planificada. Gracias a su esfuerzo han conseguido en  tres semanas lo que se tardaría meses en condiciones normales.

Las aplicaciones que hemos ido describiendo podríamos encuadrarlas en la categoría de aplicaciones de Inteligencia Artificial, y lo que la IA necesita para aprender y poder predecir, son datos.

Hoy en el 2020, en lo que llamamos la era de los datos, parece paradójico que no seamos capaces de disponer de esos datos a nivel país, a nivel europeo o mundial. Dejando a un lado la privacidad, porque estamos hablando de datos anonimizados, sería muy necesario llegar a tener ese “big data clínico” para que investigadores, científicos y médicos de todo el mundo pudieran avanzar en la investigación de la pandemia y usar la Inteligencia Artificial como herramienta imprescindible.

La disponibilidad de un “big data” europeo que puedan aprovechar múltiples sectores, en este caso el de la salud, es la clave como ya menciona la Estrategia Europea de Inteligencia Artificial. Ya hay muchas iniciativas privadas, en esta área, como la de los hospitales H&M que acaban de donar 2157 historias clínicas de Covid-19 anonimizadas, pero es necesario que esto ocurra a nivel europeo. Quizás el Covid-19 consiga el avance más rápido de estas iniciativas, y una vez más podamos usar la tecnología para ayudar a las personas, en este caso, para salvar vidas.