Inteligencia Artificial y conexión de patrones no relacionados

08/07/2020 58

En un artículo reciente de Josean Izarra para El Mundo, el autor aportaba ejemplos de creatividad aplicada al ámbito de la salud con el uso de la Inteligencia Artificial (IA). Se mencionaba el caso de la empresa Sherpa.ai que apenas en tres semanas ha sido capaz de diseñar para el Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) una aplicación que permite anticipar la evolución de Covid-19 en Euskadi.

Esta solución es capaz de especificar la información por demarcaciones territoriales para anticipar el número de camas necesarias. Mirando al futuro, la plataforma abre nuevas posibilidades en el cálculo de la evolución de nuevos contagios o el surgimiento de nuevos focos.

Esta proeza realizada en un tiempo record requiere combinar la creatividad humana con la Inteligencia Artificial que cada vez serán más importantes en el futuro. Nos podemos preguntar por qué es tan potente esta combinación. La respuesta es clara, las capacidades de los humanos y las máquinas de Inteligencia Artificial son complementarias.

En un artículo de 2018 de Alex Beard para The Guardian, el autor explicaba los motivos por los que todavía los robots inteligentes no son capaces de competir con los humanos en el terreno de la creatividad. Según diversos estudios, desde que llegamos al mundo venimos dotados con una sensibilidad única para explorar el medio ambiente. Llevamos en nuestro ADN algo único que nos convierte en exploradores preparados para la investigación científica.

Somos curiosos por naturaleza y queremos descubrir todos los secretos del universo. Por otra parte, en otro artículo de Katherine Schwab del 2019 para Fast Company, la autora explicaba por qué, de momento, la IA no es capaz de igualar la creatividad humana.

Las capacidades de los humanos y las máquinas de Inteligencia Artificial son complementarias.

Un motivo importante es debido a que las redes neuronales que utilizan las máquinas inteligentes son algoritmos de aprendizaje automático que se basan principalmente en la regresión estadística. Esto quiere decir que, si bien son buenos para identificar patrones, no son tan buenos anticipando cuando cambiará un patrón, y mucho menos conectar un patrón con otro patrón con el que no esté relacionado.

En el caso del aplicativo de Sherpa.ai, su fundador Xabi Uribe-Etxebarria explicaba a los medios que la solución se materializó después de unas semanas de intenso trabajo junto a la dirección del departamento de Salud del Gobierno Vasco. Los humanos son excelentes para iniciar el entendimiento y preparar una solución a un problema complejo. Esta habilidad está relacionada con la inteligencia general.

Esta conexión de patrones no relacionados es fundamental para la creatividad y está muy relacionada con un concepto de la creatividad conocido como serendipia. Este concepto acuñado por Horace Walpole en 1754 a partir del cuento persa Los tres príncipes de Serendip se refiere a un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta.

De momento, la IA no es capaz de igualar la creatividad humana.

A lo largo de la historia de la humanidad encontramos importantísimas innovaciones científicas que han surgido como consecuencia de la serendipia. Un ejemplo del mundo de la salud podría ser el descubrimiento de la penicilina por Alexander Fleming. La serendipia también está muy relacionada con el mundo artístico. De hecho, muchos artistas de distintas disciplinas utilizan las técnicas aleatorias y de improvisación para generar ideas.

Estas técnicas promueven el pensamiento divergente, abordan los desafíos desde una perspectiva diferente y pueden fomentar un ambiente creativo. Las técnicas aleatorias suponen la incorporación de la causalidad en el proceso creativo. La improvisación, también conocida como espontaneidad, puede derivar en el descubrimiento de nuevos patrones de pensamiento y nuevas formas de actuar.

En conclusión, el potencial de mezclar las capacidades de las máquinas inteligentes con la creatividad humana puede generar importantes soluciones creativas para superar retos importantes como la pandemia del coronavirus.