Article

  • Machine Learning
  • Artificial intelligence
  • AI

La Inteligencia Colaborativa y El Trabajador Aumentado

27/05/2020 50

¿Cuál será el impacto de la Inteligencia Artificial (IA) en las personas, las organizaciones y la sociedad en general? En un artículo anterior en este blog, mi colega Paco Bree describía las cinco escuelas de pensamiento tecnológico que tratan de responder a esta pregunta desde diferentes perspectivas. Una de las dimensiones más importantes en esta discusión es el impacto de la Inteligencia Artificial en el empleo, las nuevas habilidades requeridas, y las nuevas formas, procesos y estructuras organizacionales requeridas para organizarnos.

Mientras que necesitamos mucha más investigación y mucha más evolución para lograr una comprensión más solida de los escenarios presentes y futuros, me gustaría posicionarme, en esta ocasión, más cerca de la escuela de los realistas optimistas: «[…] Las máquinas inteligentes podrán estimular ganancias tecnológicas creando nuevos empleos, pero se podría acentuar la diferencia entre empleos de alta y baja cualificación». No hay soluciones simples, más investigación será necesaria para descubrir la relación verdadera entre productividad y empleo, y conseguir respuestas efectivas a los retos planteados.”

En lo personal, confieso que me posiciono más como un optimista adaptable. Es decir, creo que la Inteligencia Artificial traerá un futuro mejor y la humanidad se irá adaptando para conseguir un equilibrio mutuo entre tecnología y humanidad, entre productividad y empleo, y que traerá más ganancias que perdidas. Será muy retador y eso es incierto.

Bajo esta perspectiva realista, optimista y adaptable, uno de los conceptos más relevantes es el trabajador aumentado. Quizás, más que un concepto sea un ejemplo. Como lo plantean Daugherty & Wilson en su artículo Inteligencia Colaborativa, los humanos y las máquinas están uniendo fuerzas para trabajar de manera colaborativa y en formas más novedosas. Esto está cambiando la naturaleza del trabajo y requiere también nuevas habilidades directivas.

La Inteligencia Artificial traerá un futuro mejor y la humanidad se irá adaptando para conseguir un equilibrio mutuo entre tecnología y humanidad

Vamos a tomar como ejemplo el uso de las tecnologías cognitivas que están ayudando a los doctores en hospitales oncológicos. En el caso de un paciente que debe ser tratado, los doctores pueden apoyarse en tecnologías cognitivas que permiten “aumentar” su experiencia y pericia para diseñar y proporcionar terapias y cuidados basados en la evidencia. La IA es capaz de analizar la evidencia de cientos de miles de casos mediante datos históricos de un ecosistema de hospitales oncológicos, reducir la evidencia a una lista de opciones y proponer terapias efectivas para cada paciente (caso).

En ese momento, podríamos decir, el doctor de ese turno (y ese caso) se convierte en el doctor más experimentado del mundo, capaz de proporcionar una solución personalizada y efectiva para el paciente en cuestión. Es como si el Doctor Gregory House estuviese disponible para cada hospital del mundo, y sin la necesidad de hacer tantas pruebas y ensayos.

Es decir, además de conseguir una solución personalizada, esta solución se genera con mínima fricción o desperdicio. Algunos estudios han comparado las recomendaciones de estas tecnologías cognitivas con aquellas sugeridas por los especialistas oncológicos y los porcentajes de concordancia se encuentran entre 70% y 90%. Por supuesto, muchos más avances son necesarios, pero para muchos doctores, estas tecnologías resultan de mucha ayuda, aumentando las capacidades del equipo médico. La IA no está reemplazando a los doctores, más bien está amplificando sus habilidades y colaborando con ellos para lograr mejoras de productividad que no eran posible con anterioridad.

Bajo esta perspectiva, y como describen Daugherty & Wilson, los humanos continuarán siendo responsables de actividades y tareas donde son mejores (por ejemplo, empatizar, crear, gestionar la ambigüedad), las máquinas seguirán siendo responsables de las actividades y tareas donde son mejores (por ejemplo, transacciones, predicción, análisis de datos), y los humanos y máquinas deberán colaborar entre ellas para complementarse y/o aumentar sus capacidades (por ejemplo, las máquinas amplificarán las habilidades humanas, y los humanos formarán y supervisarán a las máquinas). Es decir, un escenario organizacional donde los humanos y las máquinas trabajan de manera colaborativa.

Humanos y máquinas deberán colaborar entre ellas para complementarse y/o aumentar sus capacidades

En próximas entregas profundizaré sobre los nuevos procesos y habilidades que permitirán a las organizaciones y sus managers a capitalizar la colaboración entre los humanos y las máquinas.